ALEGRANDO LA SEMANA: Esperanza Aguirre no quiere dejar el trono

Hace semanas que no nos vemos, ¿eh? Seguro que tampoco os ha faltado de nada: en esta web hay otros autores que publican interesantes artículos con los que dejar de reírse un poco y reflexionar. Bueno, empecemos.

Esperanza Aguirre no quiere dejar su cargo, pero Manuela Carmena es jueza y puede ordenar el desalojo del edificio

No lo quiere reconocer, es algo raro. Y no solo ella, sino que todo el PP se protege ante el argumento de “hemos ganado en las principales ciudades”, sin prestar atención a sus pocas posibilidades de gobernar en las más importantes capitales.   Esperanza Aguirre no quiere dejar el tronoLo que es seguro es que Esperanza no quiere dejar el trono. Es como ese gato (sí, el de la imagen del lado) que se sujeta con todas sus garras a la cortina. Es como esa niña que venga un abuelo, una mujer embarazada o un mendigo después de andar durante 72 horas, no va a dejar a nadie su asiento. Es como el niño que saca un 4 en un examen y les dice a sus padres: “Ya, pero al menos no tengo un 3 como Daniel”. Resumiendo: Esperanza Aguirre es cabezona. Y eso tampoco lo va a reconocer. Pero, justamente como ocurre con el gato de la imagen de la izquierda (joder, lo he visto 45 veces y aún me estoy descojonando), esta técnica solo le perjudica todavía más de lo que ya está. Está nerviosa y furiosa, eso está claro. Es capaz de ir al despacho de Manuela y decirle: “Escucha jueza, te voy a denunciar, tengo un buen abogado”. “¿Ah sí? ¿Cuál?”. “El que tengo aquí colgado”, diría Aguirre mientras se señala con el dedo índice a su vagina y con la otra mano le levanta el dedo del medio. Ahora, guardad esta imagen mental y reproducidla cuando estéis “haciendo vuestras cositas” con vuestra pareja. Insultos post-polvo aquí.

Froilán (el sobrino del Rey que tuvo que tripitir curso) insulta a un chino

Pues lo normal, que estaba en un parque de atracciones con compañeros y quería colarse. Al verle un profesor de otro grupo de alumnos, éste le llamó la atención por la intención del niño, a lo que éste respondió que podía hacerlo porque era el cuarto en la línea sucesoria de la monarquía española. “Ojo conmigo, que cuando sea rey voy a dar la orden de torturarte… poniéndote en una cola de PortAventura a las 13h del mediodía en pleno agosto”. Otro niño oriental también le recriminó su conducta, lo que provocó que Froilán se dirigiera a él con las siguientes palabras: “¡Tú cállate, puto chino!”. Hombre, Froilán, debes usar un lenguaje correcto en todos los sitios. Deberías haberle dicho: “Como cuarto heredero del trono real, te ordeno que guardes tus palabras, aunque ya de paso voy a mencionar que eres un infante asiático hacia el cual tengo dudas sobre si alguno de tus miembros paternales ha ejercido la prostitución alguna vez”. Así sí. Y ahora al revés con el discurso de Navidad del Rey:

Putos españoles de mierda, atención a lo que digo. Sé que ha sido un año asqueroso y que esta puta crisis nos está jodiendo a todos. Pero tranquilos, que yo ya me he estado tocando los huevos todo el año y no hago nada por vosotros: solamente chupar del bote. Por cierto, este discurso me lo ha escrito Froilán, que dice que quiere ser guionista. Pues te voy a decir una cosa, Froilán: ¡y una mierda pá ti! Venga, feliz Navidad, feliz Año Nuevo y que os den a todos por el culo, coño.

Blatter, el presidente de la FIFA, dimite (este verbo se incluirá en la próxima publicación actualizada del diccionario político español)

Ha sido elegirlo y llorar su pérdida. Parece que el que iba a ser el nuevo presidente de la FIFA ha renunciado a su cargo, y todo eso porque la FIFA se ve envuelta por corrupción. ¿Dimite? ¿Y solo por UNA trama de corrupción? Éste necesita pasar el verano en España y descubrir su cultura. Le recomiendo coger un trabajo temporal en el PP. Como tesorero y en la Comunidad Valenciana, si puede ser. Mira qué es penoso que dimita un presidente de una organización de fútbol y no el presidente del Gobierno, que pertenece a un partido con múltiples tramas de corrupción. Pero lo verdaderamente increíble sería ver a un consejero de Telefónica o FecsaEndesa dimitir. “Veo que nadie tiene en cuenta mis consejos, aunque de momento no he podido dar ninguno ya que todo el rato se habla de electricidad o telecomunicaciones, y yo no controlo de todo eso…”. Esperanza Aguirre no quiere dejar el trono   Como nadie dimite en España, ahora dimitir está sobrevalorado en nuestro país. “Mira jefe, tengo un sueldo con el que puedo mantenerme, pero que no me paguéis las horas extras los sábados y domingos… eso sí que no”. El jefe empieza a aplaudir y todos los empleados de la tienda también aplauden. “¡Eso!”, “¡sí, muy bien dicho!”, se escucha. “Por fin podrás dedicarte a la pintura, y te vendremos a visitar al metro para darte limosna y que sigas pintando, ¡toma!”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s