Conjugando “La Sombra”

“Tu visión devendrá más clara solamente cuando mires dentro de tu corazón… Aquel que mira afuera, sueña. Quién mira en su interior, despierta” Carl Jung

surreal-402830_640 (1)

“Se frotó los ojos, y se acercó al cuadro y lo examinó de nuevo. No había señales de cambio alguno cuando miró la pintura, y sin embargo no quedaba duda que la expresión se había alterado. No era sólo su propia impresión. Era horriblemente obvio” Oscar Wilde El retrato de Dorian Gray (fragmento)

발바닥

A veces hasta brincando en un solo pie, conseguimos lo que sin saber, necesitábamos conocer.

Sucede muchas veces, resulta que buscando algo concreto en la red, nos tropezamos con otro tema que también nos interesa, de allí vamos a otro que a su vez nos atrae, inclusive, algunos de ellos, consiguen involucrarnos muy especialmente. De pronto se suscita un “stop” ojos y oídos se concentran en la sorpresa, fresca y decidida visión que aparece como un recordatorio.

– ¡Hey! por aquí ando, sé que te voy a cautivar, soy uno de tus “pendientes”

Así le ocurrió a Eloína aquel domingo en la mañana, navegaba bien abstraída indagando profundo por Internet, recabando información para el trabajo final que tenía estancado y ni siquiera había comenzado <un ensayo sobre la novela “El retrato de Dorian Gray”> la cual por cierto, había leído a saltos ¿Lo peor? apenas restaban dos días para la entrega ¡Exigente el profesor de “Ensayos literarios y Psicología”!… también diría que demasiado convencional, aburrido ¿Por qué todo debe ser tan retardado, lento? ¡Esa mala costumbre de fastidiar a los alumnos! bueno y si no es tanto cargarlos tampoco los animan, un tajante dejar hacer sin ganas promotoras. Pensaba en voz, desagradada, distraída dándole al teclado con flojera, mecánicamente… En vez de escribir “Gray” puso “Grey “¡Este si ha debido ser el trabajo de fin de curso! ¡Evaluar la película las “Cincuenta sombras de Grey”! Tema actual, moderno, del hoy… pero no, es más fácil parar que adaptarse, renovar implica cambiar, cómodo persistir en la manía de remontar la educación al siglo XIX negándole la posibilidad de manifestarse en XXI ¡Como si no se suscitaran eventos artísticos interesantes! En todo caso, carecía de opciones, solo hacerlo y ya.

Siguió de aquí para allá entre una cosa y otra, abriendo link tras link con múltiples taps a la espera <en la retaguardia del vanidoso y siniestro “Dorian Gray”> Del error de la “a” por la “e” surgió una curiosa combinación que la trasladó al absoluto mundo de las “Sombras” en toda la gama de sus arcoíris, colores y claroscuros, negros, muchos… ahora, de pronto, se encontraba husmeando en el universo de portales sobrios, desastrosos, tiránicos, intelectuales, vergonzosos, eróticos… Culminó <temporalmente> en un vídeo sobre Carl Jung y su modelo de “Sombra” además, con Dorian Gray como arquetipo ¡Eso sí estuvo genial! ¡Media hora redonda de consideraciones abismales! Eloína impactada, comenzó a revelar una incipiente dualidad, misteriosa anunciación que la arrastraba, presionándole las pista de sus evidencias ocultas, alter ego del ser creado dentro de sí mismo; por supuesto, solo presentía lo suyo <si acaso> develado al visualizarse en los complicados conceptos del famoso psiquiatra, Jung y sus nieblas personales <lado nocturno de densidades que dolían> y ella allí, en cuanto a singularidad contraída, un punto aparte hurgando en lo que era, es, tenía, sentía y temía ¿Qué son treinta minutos oyendo algo que “sabe” algo? ¿Maravilloso Internet? Lo escuchó nuevamente, en esta oportunidad con más atención…

¡Se dejó ir, extasiada! Sus huellas caminaron más allá de la Teoría de todo superando con preferencia el caos y las caídas. Como “Alicia en el país de la maravillas” rodó cuesta abajo, agujero blando que le borró la sonrisa. Frente a sus ojos, la película de veredas, senderos apagados y temblorosos le fueron hipnotizando la razón sin que captara el proceso en sus magnas implicaciones, mandíbula tiesa, cuello y manos de piedra… ¡Títeres adictos de regreso! volcados, revueltos. De lo ligero y superfluo salió disparada como un cohete mal construido y en vez de elevarse, colisionó contra pasadizos oscuros, sinuosos lagartos que la arrastraron sin piedad al centro remoto de sus propias tinieblas, decadente espejo de mortajas donde su reflejo le expresó el exacto nombre y sexo, de su sombra. Si era una “casualidad” resultaba una muy específica, entonces ya dejaba de ser casual, buscó más… encontró… “Sincronía”… leyó

“Jung cita inicialmente en su obra dos casos prototípicos, indicando en ellos no una explicación dirigida a hacer cambiar de opinión a quien ve solamente casualidades, sino a modo de exposición de la manera en que suelen presentarse en la vida práctica las coincidencias de sentido: Una joven paciente soñó, en un momento decisivo de su tratamiento, que le regalaban un escarabajo de oro. Mientras ella me contaba el sueño yo estaba sentado de espaldas a la ventana cerrada. De repente, oí detrás de mí un ruido como si algo golpeara suavemente la ventana. Me di media vuelta y vi fuera un insecto volador que chocaba contra la ventana. Abrí la ventana y lo cacé al vuelo. Era la analogía más próxima a un escarabajo de oro que pueda darse en nuestras latitudes, a saber, un escarabajo (crisomélido), la Cetonia aurata, la «cetonia común», que al parecer, en contra de sus costumbres habituales, se vio en la necesidad de entrar en una habitación oscura precisamente en ese momento. Tengo que decir que no me había ocurrido nada semejante ni antes ni después de aquello, y que el sueño de aquella paciente sigue siendo un caso único en mi experiencia. C. G. Jung, Sincronicidad como principio de conexiones acausales.[2]”

images

¡Insólito! Saboreaba el aroma de las millones de “Sincronías” convexas y descaradas que antaño, la abordaron y ella, simplemente, evadió. La mente se le fue alargando hasta alcanzar aquella inolvidable tarde en el Campus, esa vez como ninguna… Su “y que amiga” María Victoria había manipulado unas fotografías suyas <prototipo de alguna de las Cincuenta sombras de Grey> pero en una versión grotesca y raída, directa de lo prosaico a lo patético, chabacano. Bien temprano, la puso a girar alrededor de la tierra al menos tres veces ¡Todos la vieron! Se lo creyeron… ¡Casi la expulsan! En fin… pero, precisamente, una sincronía, la salvó…

– Señorita Eloína Sandoval ¿Qué significa todo esto? Hay una foto suya viajando por todo el planeta, aquí la tengo, contaminándome el PC ¿Qué tiene que decir al respecto? La Rectora encendida pulsó sus pupilas de tizón y se las lanzó adentro, carcomiéndole la sorpresa de la parálisis.

– ¿Fotografía? ¿Cuál? No sé de qué habla…

– ¡Véalo usted misma! insistió con agresividad, pasiva.

¡Ahí estaba! Su cara y supuestamente, su cuerpo ¡Ojalá! ambos dispuestos a ganar el primer premio del mal gusto y la tentación de poca monta.

– ¡Esa no soy yo! bueno es mi cara… ¡En ese cuerpo! Lo que quiero decir es que jamás me he tomado esa foto ¡Es un montaje! No sé qué alegar, la verdad…

– Pues le sugiero que vaya pensando una explicación que la exima y pronto. Esta es una Universidad orgullosa de su quehacer en pro de la formación integral, cabal de sus alumnos. Semejantes actos, vulgares aparte de ilegales, jamás han sido ni serán tolerados ¡Tan excelente estudiante! Por hechos como este se pierde una beca… Usted, con una doble vida.

Ese momento, sonó la puerta, María Victoria entró con su carita de ángel y voz de lozanía a “defender” a su amiga favorita. La Directora la recibió muy amablemente, condescendiente, prácticamente, le sugirió que comenzara a reunirse mejor.

Eloína estaba devastada, lloró, se puso las manos en la cabeza, se levantó y como un animal en peligro, preparó su huida pero tan emotiva, se enredó con una de las sillas, tumbándola. En uno de los costados, María Victoria había guindado su bolso el cual al caer, se abrió, desalojando todo el contenido, cadáveres desterrados que rodaron por la alfombra ¡No lo podía creer! De un sobre amarillo salieron como diez fotografía donde se apreciaba el proceso de alteración al cual había sido sometida su imagen hasta la resolución final, esa donde aparecía como una estrella porno. En algunas fotos, le había dibujado bigotes y unos cachitos rojos.

– ¿Qué es esto, María Victoria? ¡Fuiste tú! además las imprimiste… ¡Eres una asesina en serie guardando trofeos! ¡Qué loca! gritó Eloína enfurecida y a la vez, liviana. María Victoria intentó agacharse a recoger todo pero la Rectora replicó rápidamente.

– ¡Señorita María Victoria Santa María! No toqué absolutamente nada ¡Siéntense las dos! les ordenó a medida que llamaba a Seguridad y a la policía.

¡Todo se aclaró! La expulsada no fue ella y como a veces sucede, hubo algo de justicia, sin embargo, Eloína quedó marcada como el retrato de Dorian, ahora poseía manchas de ira y arrugas de decepción, estalactitas de desconfianza y glaciares de desprecio “Quien pega primero, pega dos veces” No volvió a creer en amigas de oro y menos en la amistad, en definitiva ¿Qué significan? ¡Fantasías pequeño burguesas poco útiles! Cuentos de hadas para niñitas torpes… Prefirió transitar el camino a lo solitario, después de todo, en el Campus se habían cuadrado con la popular de María Victoria, adinerada, hermosa <“viajada” como solía decir su abuela> ¡Hasta la Rectora se creyó la historia completa! Se la adosó en su discurso… tan solo le dejaron la prebenda de tener el “derecho a permanecer callada” y “todo lo que no diga y no sabe o sepa, igual, será y ya ha sido, utilizado en su contra”. El asunto se complicó tanto y como había dinero de por medio y apellidos que preservar, compraron el silencio de Eloína, pesaron su precio y lo pagaron. Los padres de María Victoria, además, le suplicaron que retirara la denuncia, ella por su parte, exigió, un comunicado en la prensa pública y en el mismo Campus, donde se resarciera su nombre ¡Como si alguna vez tuvo uno!

¡De nuevo con el maldito ensayo! Se retomó, puso su partes en orden con el objetivo de instalarse en el presente, dejando a un lado las memorias frías de entonces, un amargo sabor a metal le inflamaba la lengua, con escalofríos, intentó continuar su travesía en la red pero se diluía ¿Sufriré “Déficit de atención” a estas alturas? Quería concentrarse pero se iba para otra parte, abrió uno de los taps…

“Percibir la sombra es como mirarse en un espejo que nos muestra los recovecos de nuestro inconsciente personal, y, por lo tanto, aceptar la sombra es aceptar el “ser inferior” que habita en nuestro interior. La sombra que todavía no ha sido integrada en la conciencia origina multitud de proyecciones. La sombra proyectada es la causante de la gran mayoría de los actos cotidianos en los que la intercomunicación es obstruida por “ruidos” psíquicos. Acusamos a los demás de defectos que anidan en nuestro interior y que no nos gusta reconocerlos como tales”

130606-sombras-01

¡Su sombra! De pronto ya no lucía tan distinta a María Victoria ¿Por qué tanto tiempo siendo “amigas”? ¿Qué tanta proyección para amarse y odiarse mientras tácitamente se vengaban en la cruda competencia al calar posiciones y recovecos, aspirando ser las mejores, pisando a quién fuese necesario? ¡El amor fue una ficción sin dolientes! Las dos fueron adictas a la adrenalina del momento… La cuestión es que a ella la agarraron in fraganti, su “lado oscuro” quedó en evidencia.

“Cuando un individuo hace un intento para ver su sombra, se da cuenta (y a veces se avergüenza) de cualidades e impulsos que niega en sí mismo, pero que puede ver claramente en otras personas, cosas tales como egotismo, pereza mental y sensiblería; fantasías, planes e intrigas irreales; negligencia y cobardía; apetito desordenado de dinero y posesiones…” (1). La sombra, además de este tipo de omisiones presenta también una faceta que se manifiesta en actos reflejos impulsivos (2): “Antes de que se tenga tiempo de pensarlo, el comentario avieso estalla, surge el plan, se realiza la decisión errónea, y nos enfrentamos con resultados que jamás pretendimos o deseamos conscientemente”. La sombra impulsa al ser humano al contagio colectivo”

¡Dios! El monitor le estaba quemando la punta de los ojos pero a la vez, se la congelaba. La noche la alcanzó con la espalda jorobada y por supuesto, el trabajo sin hacer. Se durmió con los audífonos puestos, escuchando el mismo vídeo una y otra vez… “si eres mujer” la sombra se visualizará de aspecto femenino lo mismo para el hombre, cada quien con su sexo, también podría ser algún animal. Se pueden presentar otras simbologías, pasillos, callejones… la “Percepción de la Sombra”.

“En los sueños así como en los mitos, la sombra aparece en forma personificada cómo una persona del mismo sexo que el soñante. Esto se debe a que es particularmente en contacto con gente del mismo sexo cuando una persona se tambalea entre su propia sombra y la de los demás, por este mismo fenómeno es que la sombra en una persona del sexo opuesto generalmente nos molesta mucho menos. También se relaciona con la sombra el soñar con tenebrosos pasadizos, laberintos, piezas o habitaciones o bodegas oscuras, ya que estos símbolos oníricos aluden a estar descubriendo aspectos desconocidos de nuestra personalidad, homologables en ciertas ocasiones al descenso a los infiernos, tanto personales como colectivos, del lado oscuro de la personalidad o de la humanidad”

wef

Eloína soñó. Estaba en su cuarto, en plena oscuridad, cortina y puerta cerradas, a los pies de la cama, en el piso, visualizó una paloma, fija, viendo directo a la puerta, como deseando que se la abrieran para salir, sin angustia, lucía tranquila pero igual, deseaba irse. Eloína la sacudió exactamente como había hecho en la tarde cuando espantó un ave que intentó hacer un nido en su balcón, pero en su pesadilla, la paloma ni se inmutó, insistió en permanecer intacta, señalando la salida <ubicada a la derecha de Eloína> ¡Todo estaba oscuro, atezado! Hundida en esa totalidad de penumbras, Eloína optó por tomar a la serena paloma entre sus manos pero en vez de llevarla a la puerta, abrirla y dejarla ir, cambió de rumbo y se fue a la ventana pasando por un estrecho corredor en pendiente leve <a la izquierda y hacia abajo> abrió los cristales y lanzó al animal. El ave voló en círculos, girando cerca, como la pequeña flama de una vela casi extinta en el infinito nocturno, se volvió como una pelotica, después, desapareció, apagándose. Ella, quedó atrofiada en esa inmensa oscuridad de manchas negras, pegajosas y pestilentes.

colores_y_formas

Abrió los ojos con el pellejo sudado y acongojado ¿Cuál era su sombra en ese sueño? Lo único que brillaba <un poco al menos> era esa delicada ave, inocente ¡Resulta que su “Sombra primitiva” podría ser una paloma! ¡Símbolo de la pureza, libertad, justicia!  Esperaba un tigre o perro furioso, un gato salvaje pero… ¿Una paloma? entonces…  ¿Lo demás era pura “sombra”, sin sexo, sin forma? ¿No debería contenerse en una silueta, un “tipo”? De nuevo a la red, encontró…

“Soy el objeto de todos los sujetos, en una inversión total de mi conciencia habitual, en la que siempre soy un sujeto que tiene objetos. Allí estoy en tal medida incorporado a la más inmediata compenetración universal, que con toda facilidad olvido quién soy en realidad. “Perdido en sí mismo” es una buena expresión para caracterizar este estado. Pero este sí-mismo es el mundo; o un mundo, si una conciencia pudiera verlo. Por eso hay que saber quién es uno”

Eloína suspiró, estaba exhausta y tan solo eran siete de la mañana, decidió retomar el ensayo que tenía pendiente ¡Demasiado! murmuró <<- Mejor me dedico a Wilde…>>

“Se lanzó sobre la silla, y empezó a pensar. De repente pasó por su mente lo que había dicho en el estudio de Basil Hallward el día que el cuadro fue terminado. Lo recordaba perfectamente. Pronunció un deseo enfermizo de que él pudiera permanecer joven, y que el cuadro envejeciera; que su hermosura permaneciera inalterada, y que su rostro en la tela soportara la carga de sus pasiones y pecados; que la imagen pintada se marchitara con las líneas del sufrimiento y el pensamiento, y que él mantuviera la flor y el encanto casi consciente de su adolescencia. Con seguridad su deseo no se había cumplido. Esas cosas son imposibles. Era monstruoso sólo pensar en aquello. Y sin embargo, ahí estaba el cuadro frente a él, con un toque de crueldad en la boca” – Oscar Wilde El retrato de Dorian Gray

Los párpados le pesaban como si fuesen de plomo, en apenas veinticuatro horas sentía que había envejecido una década o ¿Dos? Tenía artritis en la memoria, cirrosis en los recuerdos, síndromes y mutaciones en la complicada duplicidad de sus elaboraciones ¡Se encogía ante su pintura rupestre! Continuó atorada frente al PC, chasqueaba los dientes, no sabía cómo empezar el infernal ensayo. Así como estaba, repleta de pensamientos coagulados, no le salía nada coherente ¿Por qué esa paloma? ¡Turbio momento para paralizarse y no entender nada!

Pensó en el Profesor y se enfureció, la materia, la novela, la investigación, hasta la universidad ¡Todo era tan absurdo! Ella… Buscó otro vídeo, esta vez cayó en “Crazy In Love”

Scarlet C

Fuentes utilizadas y citas:

http://www.ceoniric.cl/spanol/send_jung_col/la_sombra.htm

http://www.ceoniric.cl/spanol/send_jung_col/arquetipos_e_inconsciente_colectivo.htm

http://www.bibliotecapleyades.net/ciencia/ciencia_synchronicity04.htm

Oscar Wilde Fragmento “El retrato de Dorian Gray” http://www.epdlp.com/texto.php?id2=1544

Imágenes:

http://pixabay.com/es/surrealista-sue%C3%B1o-la-cara-mujer-402830/

http://pixabay.com/es/los-pies-pregunta-universal-siendo-450370/

http://www.traveler.es/viajes/mundo-traveler/articulos/souvenirs-con-encanto-matrioskas/1645

http://e-consulta.com/nota/2013-06-06/sociedad/artista-realiza-sorprendentes-esculturas-hechas-de-basura-reflejos-y https://arsenallecomtearts.wordpress.com/category/arte/

http://www.vivirenmeditacion.com/2013/09/sobre-visualizar-colores-y-formas.html

Anuncios

3 comentarios en “Conjugando “La Sombra”

  1. Un interesante ensayo que en este formato relato que, no exento de lirismo, lo hace más liviano dado el contenido denso que envuelve siempre esta temática. La exposición es tan clara que poco puede uno añadir o tratar de expresar sin repetirse.

    “Cuando un individuo hace un intento para ver su sombra, se da cuenta (y a veces se avergüenza) de cualidades e impulsos que niega en sí mismo, pero que puede ver claramente en otras personas”.

    A mi modo de ver son indisolubles la sombra de la luz, ambas en cierta manera tienen como finalidad la “evolución” o simplemente la toma de conciencia de lo que realmente somos, solo cambia la vía. Un salivazo, mientras está en la boca es parte nuestra, surgida de nosotros, es nosotros, pero cuando sale fuera se convierte en algo “repulsivo”.
    No obstante, para los que a veces escribimos, la sombra no deja de tener su atractivo. Nos atraen Hannibal Lecter, Dorian Gray, todos los villanos que se oponen al héroe, porque la grandeza de este último viene definida por los esfuerzos para superar el mal (obstáculos). No son pocos los grandes hombres y santos de muchas religiones que han comenzado su andadura empezando a caminar desde la sombra, algunos empiezan el camino desde un infierno personal.
    Un texto donde todo el mundo es feliz desde principio a fin, sin conflictos, no tiene ningún atractivo, es algo aburrido de leer, no incita a seguir. A veces se podría considerar como ciencia ficción, poco creíble.
    La sombra tiene un componente que empuja hacia delante, a veces no es un freno para la toma de conciencia, a veces se convierte en motor, porque en ocasiones aquello que no queremos ver indica una dirección a seguir.

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias por tan detallado comentario, enriquecedor. La Sombra es un tema que atrapa, en determinado punto intuimos su presencia, la noticia reveladora de quiénes somos en realidad, muy adentro, tan distintos a la mejor fachada que se suele mostrar en la entrevista de la vida.
      La sombra crece en cada quien producto de acciones consideradas indignas o inmorales, crueles y en casos extremos, criminales, por supuesto el último punto es otro asunto. Usualmente existe un desbalance interior debido, precisamente a la no aceptación de los propios actos realizados o acciones que otros han impuesto, la violación, la obligada negación de la homosexualidad presionados por familiares, la sociedad… Paulatinamente ese daño marca, se oculta, lo deformamos, se excusa, finalmente, se tapa con densa niebla en la gaveta más oscura del ser; no obstante ¡No se elimina! Sigue allí buscando reconocimiento, surge en pesadillas, sueños, fanatismos, críticas atroces al prójimo, no darle significado conlleva a fortalecerla… La Sombra llega a ser un engendro salvaje y desgraciado anhelando observación. La idea de la evolución emocional se gestaría al equilibrarnos tipo yin yang. Como expresas, grandes seres han surgido del lado oscuro hacia su lado iluminado y la sombra ha sido un motor. No hay manuales, el tránsito es solitario. Para un escritor es un tema fascinante. Nuevamente, gracias. Saludos, Scarlet

      Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s