La TV por cable en EEUU: para nosotros un lujo, para ellos una factura más

Cuando en España se habla de televisión de pago, es porque queremos dar unas webs donde poder ver ese tipo de canales gratuitamente o porque hablamos de fútbol. Nosotros consideramos este tipo de servicio como un lujo, algo de lo que poder presumir si lo tenemos contratado. Sin embargo, en EE.UU. la televisión por cable es algo básico para el hogar, como el gas, la luz o el agua. Lo habéis adivinado: hoy hablaremos de ella.

Historia

A mediados de los años 80, en España se empezaron a construir redes de cable comunitarias. Eran una serie de cables que pasaban por la infraestructura de un bloque de pisos y que tenían como objetivo distribuir una señal de televisión producida por un videoclub cercano, el cual pasaba películas de estreno a cambio de un pago conjunto de la comunidad de vecinos. Y este sistema se llamaba “vídeo comunitario”.

Muy pronto evolucionarían estas redes de cable y pasarían a emitir otras señales que serían los canales de televisión españoles, otros canales extranjeros capturados del satélite y algunos más locales. La alegalidad de éstas permitió que se popularizara su uso, y no fue hasta 1995 cuando se hizo la primera ley para regular estas redes. A día de hoy, muchas redes de cable han sido apropiadas por parte de algún operador de cable español o son inutilizadas.

En EEUU la cosa cambia. La televisión por cable llegó en los años 40, y dos décadas más tarde las compañías de cable existentes solo emitían canales locales (que estaban en proceso de afiliación con las 3 grandes networks: ABC, CBS, NBC) para los habitantes de aquellas zonas donde las señales por aire no llegaban con suficiente calidad.

Fue a partir de los años 60 y 70 cuando el cable llegó a las ciudades y las compañías empezaron a ofrecer canales de televisión exclusivos para sus abonados, como HBO, ESPN o Nickelodeon, al mismo tiempo que la FCC (la Comisión Federal de las Comunicaciones) obligaba a estas compañías a ofrecer al menos 20 canales, y a las que tuvieran más de 3500 abonados, a ofrecer programación pública, educacional o gubernamental.

En la década de los 80, mientras en España la gente descubría lo que era la TV por cable, en EEUU comenzaban las emisiones de nuevos canales de pago por cable, como MTV o CNN. En 1990 ya existían casi unos 80 canales de pago y más familias estadounidenses ya disponían de televisión por cable. Actualmente hay alrededor de unos 200 canales y el 58% de la población tiene contratado tal servicio.

La infravaloración del cable en España

Como hemos visto, en España el cable se consideraba algo fuera de la legalidad, un sistema casero de televisión, mientras en EEUU se le aplicó un desarrollo y evolución constante para que llegara a ser el medio más usado para ver canales de pago. Es verdad que algunos operadores como Telecable o Euskaltel han triunfado, pero esto se debe a su cobertura local, la cual se centra precisamente en el norte de España, donde la televisión no se recibe con tanta calidad como en Madrid. Hace falta añadir que en España, a diferencia de EEUU, los operadores de cable no permiten contratar la televisión por cable por separado.

Curioso fue el fenómeno de la explosión del cable en España a mediados de los 90, cuando un gran número de operadores (las cuales unían las redes de cable de toda una comunidad autónoma) aparecieron con una fuerte inversión para impulsar el cable igual que en EEUU. Madritel, Retecal, Supercable, Menta… Son nombres de operadores que crearon su propia burbuja cuando el modelo de TV de pago español ya tenía suficiente con el duopolio español en los satélites (Canal Satélite Digital y Vía Digital) y que posteriormente se fusionaron en AunaCable, que fue comprada por Retevisión y después por ONO.

ONO es un operador que ha tenido bastante suerte: comenzó siendo una operadora más para ofrecer servicios de teléfono, Internet, móvil y televisión por cable por su red en construcción, pero gracias a la compra de Auna, pudo ampliar su cobertura a muchas partes de España y poder conseguir más clientes. Es el único operador, a parte de otros pequeños de ámbito local o comunitario, que mantiene viva la esencia del cable a nivel nacional.

Conclusión

La televisión por cable tuvo su época de oro, pero todo fue parte de una gran burbuja audiovisual que hizo creer que la televisión de pago era un negocio de muchos cuando en España no hay suficiente clientela para mantener a tantas. Tener un competidor grande subido al satélite (CANAL+) también perjudica mucho, aunque la historia de la televisión en nuestro país tampoco pudo permitir la popularización del sistema del cable.

En territorio español, toda la historia de la televisión ha tenido un efecto retrasado: las cadenas privadas no aparecieron hasta principios de los años 90, la televisión de pago llegó a mediados de los 90, etc. Como solo existían dos canales en la década de los 80 y la industria audiovisual era un negocio desierto en aquella época, la televisión de pago no tenía ningún sustento para ser rentable en nuestro país, y aún menos la televisión por cable.

Canal Satélite (la predecesora de Canal Satélite Digital) y Canal 10 (un canal español emitido por satélite cuyo paso fue efímero) son prueba de ello: la primera no tuvo tanta repercusión hasta que digitalizó su sistema, creando su sucesora ya mencionada, y tuvo una grande oferta de canales. Pero el verdadero secreto del éxito de la televisión de pago en España es el fútbol.

Canal Satélite tenía unos 5 canales, pero no ofrecía fútbol español. Cuando CSD invirtió capital para conseguir los derechos de la Liga de Fútbol Profesional española para CANAL+, el modelo del “pagar para ver” atrajo a gran parte del público español, que estaba dispuesto a pagar para ver todos los partidos de su equipo favorito. Esto explica por qué sin fútbol no existiría la televisión de pago en España (y por qué Vía Digital fracasó).

El fútbol y la burbuja audiovisual permitieron que la televisión de pago tuviera un momento de gloria en nuestro país, en el que el cable recorría muchas ciudades, pero pronto se descubrió que no hay forma alguna para sostener económicamente a tantos operadores de televisión (Madritel, Quiero TV, Vía Digital…) y que eso era como el circo romano: solo debían quedaron unos cuantos. Como CANAL+ es la plataforma que tenía más derechos de televisión, canales y abonados en todo el país, el sector se fue desinflando para que se quedara estabilizado, y por tanto, CANAL+ es el único operador centrado en televisión de pago que existe en España.

Otro factor, aunque parezca una chorrada, es la TDT: la irrupción de nuevos canales temáticos gratuitos daban un poco la sombra a los temáticos de pago de algunos operadores de cable o de satélite españolas, pero fue cuando se inició la crisis que éstos primeros ya afectaban en gran medida a los que se financiaban con el dinero de los abonados.

En resumen: la televisión por cable no ha triunfado en España al no disponer de un mercado y sector con suficiente volumen, además de que el satélite es el medio de referencia en el país para ver televisión de pago ya que dispone de una cobertura más libre y amplia que el cable.


David Marín @davidmm_99_

Anuncios

Un comentario en “La TV por cable en EEUU: para nosotros un lujo, para ellos una factura más

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s