Globesidad y Coca-Cola para todos

Globesidad

Globesidad

Globesidad y Coca-Cola para todos

EN ÉPOCAS PASADAS, ESTAR GORDO ERA CONSIDERADO UN SINÓNIMO DE ELEVADO PODER ADQUISITIVO.

El pueblo medio no disponía de la “libertad” de pesar unos kilos de más. La comida que entraba en casa era fruto de largas jornadas de trabajo, que a duras penas servían para permitir un almuerzo por cabeza. No era raro que la comida escasease, y que las amas de casa tuviesen que hacer uso del ingenio para crear platos que con poco, llenasen los estómagos rugientes de la familia.

Actualmente, (excepto casos de pobreza extrema, y tristemente cada vez más numerosos en nuestro país) no es difícil conseguir alimentos con los que saciar el hambre. En cualquier tienda de comestibles se pueden encontrar alimentos ya preparados y listos para consumir.

La cuestión reside en que hay un producción tan masiva de alimentos, que la gran mayoría de los que vienen preparados y son baratos, no son nada sano. ¿Qué ocurre cuando hay un exceso de comida basura y ésta es más barata que la comida sana? La respuesta es bastante sencilla.

En México por ejemplo, país donde la tasa de personas diabéticas se encuentra entre una de las más altas del mundo, el consumo de Coca-Cola (producto estrella del Capitalismo, la globalización y la obesidad) se ha convertido en un consumo similar al del agua. ¿Por qué? Pues porque el coste de esta bebida es tan bajo, que se asemeja al del agua.

 Comida basura

Comida basura

Además el formato de las botellas es mayor al que consumimos en España por ejemplo, y el consumo de esta bebida ha sido en gran parte responsable del incremento brutal de las tasas de diabetes tan altas.

Actualmente, tanto países muy desarrollados, como países empobrecidos, disponen de unas tasas de obesidad bastante similares: unas por exceso de consumo, y otras por defecto; si bien ambas se basan en el consumo de dietas ricas en grasas y azúcares.

No sólo los hábitos alimenticios han cambiado, sino que la población global se ha vuelto paulatinamente más sedentaria.

Las redes sociales se han impuesto como vía de comunicación, reduciendo la interacción personal; así como gran parte del ocio ha pasado a las pantallas y ha abandonado la calle, el campo, el mar…

Los gimnasios se han convertido en el deporte nacional, y éstos, si bien los hay de todos los precios, no pueden ser permitidos por todos. De modo que el que menos recursos tiene, además de alimentarse peor… no tiene cómo mantenerse saludable, y tampoco sabe cómo pues carece de la educación y medios necesarios para hacerlo.

  • ¿Qué será del ser humano y su figura dentro de unos años?
  • ¿Cuántas personas deberán de morir por sobrepeso hasta que se decida poner fin a la producción constante de comida basura?
  • ¿Volveremos a salir a la calle a jugar? o ¿aumentará el sedentarismo en los jóvenes paulatinamente?

Y mientras lees este artículo, hay personas muriendo de hambre cada 4 segundos, y otras tantas muriendo a causa de la obesidad.

Dulce Ironía

Anuncios

5 comentarios en “Globesidad y Coca-Cola para todos

  1. No podría estar mas de acuerdo con este articulo… lo que se esta haciendo a nivel global en cuanto al consumismo exacerbado y al abuso de recursos tales como: los productos cárnicos (véase holocausto animal), sobre explotación de la tierra (a base de fertilizantes que contaminan el agua) y consumo constante de recursos naturales y energéticos.
    Todo esto nos llevara a la ruina, de hecho, ya nos esta perjudicando.
    Y con esta mierda de cadenas “alimenticias” no hacen mas que obnubilar nuestra mente con baja calidad nutritiva y falsa idea de progreso.

    Le gusta a 2 personas

  2. Hola. Ciertamente el mundo se debate entre la pobreza extrema y los excesos, los supermercado en la mayoría de los países que se lo pueden permitir, realmente están repletos de todo, ese consumismo calórico sin estar respaldado por una exigencia física acorde, también, como compensación a carencias existenciales, cambios en los tipo de vida y trabajo, en fin… trae como consecuencia a la obesidad, enemigo silencioso pero visible. El cuerpo comienza a hablar, dice… pero escucharlo es la cuestión. Lamentablemente, los niños de hogares con dietas con tendencia a la obesidad, refrescos en vez de agua, sin jugos naturales, con exceso de azúcar, carbohidratos y grasa, vienen transitando ese camino más temprano que cuando lo hicieron sus padres y padecerán las consecuencias, primero. Saludos

    Le gusta a 2 personas

    • La educación que hayamos recibido de pequeños condicionará nuestras vidas y si para mucha gente que tan siquiera tuvo este tipo de educación, a día de hoy le es casi imposible encontrarse en su peso y llevar una dieta equilibrada… qué será de los jóvenes que desde pequeñitos han tenido un “bollicao” como referente..
      Así están en muchos países creando “campamentos para gordos”. No es un nombre políticamente correcto pero es la realidad y no son pocos los que acuden a estos lugares.
      Un saludo ^^

      Le gusta a 3 personas

  3. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s